ORTIGA BLANCA - Lamio

  • Favorece el buen mantenimiento del ritmo intestinal
  • Acción depurativa y expectorante de las vías respiratorias
  • Presenta propiedades depurativas del organismo eliminando toxinas

Historia

Lamium Album, el nombre deriva del griego “boca abierta” debido a la característica forma y al color de su corola. Los Lamios, según P. Font Quer son conocidos desde tiempos remotos. Tienen el mismo aspecto que las ortigas pero sin pelos urticantes. Podemos distinguir varios tipos de lamios que corresponden a la Galiopsis (Dioscorides) por tener las flores purpúreas que debe ser el Lamium maculatum. Durante los años de hambre en algunos paises Europeos, las hojas, herbidas y sazonadas, se han dedicado al consumo humano.

Usos de la Ortiga Blanca

Popularmente, se han achacado a la planta propiedades depurativas, hipoglucemiantes y antirreumáticas. Además, externamente se ha utilizado en inflamaciones vaginales, hemorroides, faringitis, estomatitis y quemaduras. Tambien usado en el tratamiento de las metrorragias, dismenorreas, como depurativo "rebajar la sangre". El Dr. Leclerc (1935) utiliza el cocimiento y alcoholaturos por su influencia renal sobre la circulación uterina siendo útil en casos de menorragias y leucorrea.

Johann Künzle (1945) lo utiliza externamente para mitigar el dolor de pies hinchados, gracias a la gran eficiacia de su mucílago. También es útil en casos de eczemas, ictiosis, escoceduras, abrasiones e irritaciones cutáneas, hiperhidrosis, vulvovaginitis, hemorroides, glositis, estomatitis, faringitis, parodontopatías, heridas y quemaduras.

Botánica

Es una planta perenne, herbácea de 30 a 60 cm de altura muy frecuente en Europa. Es parecida a la ortiga mayor, aunque sus flores se diferencian morfológicamente y afortunadamente no tiene sus propiedades urticantes. Presenta un tallo subterráneo (rizoma) del que crecen los tallos aéreos. Éstos son erectos, cuadrangulares, ranurados, huecos, con nudos y peludos pero sin pelos espinosos. En la base de la hoja crecen las flores,labiadas, normalmente blancas. Su corola es tubular y bilabiada y posee cinco pétalos. Las flores se aglomeran en las axilas de las hojas superiores. Las inflorescencias son falsos verticilos axilares de 6-16 flores de color blanco. La planta tiene un ligero aroma a miel.

Las hojas son opuestas en pares decusados, pecioladas, ovadas o cordadas, acuminadas, de margen serrado y color verde oscuro.

Su rizoma ramificado produce numerosos brotes que dan lugar a tallos florales. Los tallos son erectos, cuadrados y huecos, pelosos y a veces rojizos cerca de la base. Las hojas son pecioladas, vellosas, alargadas y acorazonadas, de color verdioscura y terminación en punta, profundamente dentadas y por pares opuestos. Hay una variedad muy parecida, pero de flores manchadas, Lamium maculatum.

Hábitat y lugar de origen: Matorrales, pastos, arcenes y cultivos de toda Europa templada. En España se encuentra en la Cordillera Cantábrica, los Pirineos y en general todas las zonas húmedas de Cataluña. La ortiga muerta florece con la primavera, prolongándose durante todo el verano; la mejor época para diferenciarla de la ortiga común es precisamente cuando la planta está florida. Para la recolección se recogen las sumidades floridas cuando se están abriendo las primeras flores, pues luego pierden rápidamente sus facultades. Popularmente, la recogida se hace en días secos y soleados, a media mañana, cuando el rocío ya se ha desvanecido. El proceso de secado, a su vez, se ha de realizar rápidamente, extendiendo las sumidades floridas en capas finas, a la sombra, o en secadero a 40º C. Una vez secas, su olor es meloso y su sabor amargo.

Es importante guardarlas al abrigo de la humedad.