Ciencia basada en la naturaleza

En Global Remediation estamos convencidos de que los laboratorios farmacéuticos no deben limitarse a fabricar productos, sino que su labor debe promover la calidad de vida de la sociedad a través del conocimiento.

El objetivo de Global Remediation como laboratorio comprometido con la divulgación de las ventajas de la ciencia basada en la naturaleza, es reforzar el conocimiento de los beneficios de las plantas medicinales en la salud de las personas, un reflejo más de la filosofía de Global Remediation por consolidarse como el laboratorio de la naturaleza.

 CALÉNDULA - Caléndula Officinalis

  • Efecto antiinflamatorio que trabaja activamente sobre irritaciones o eccemas
  • Su poder humectante protege las pieles secas
  • Estimula y fortalece los procesos naturales de la piel

Historia

La caléndula es una planta originaria de la región mediterránea (posiblemente proviene de Egipto) y se encuentra ampliamente distribuida en todo el mundo como planta ornamental. Tolera todo tipo de suelos, preferentemente arcillosos, de ahí que se emplee extensamente en parterres y jardines urbanos.

El nombre Caléndula nos remonta al latín “Kalendae”, el primer día del mes para los romanos ya que es una de las plantas que florece durante más meses del año.

A pesar de su etimología se le conoció como “solquenium” por seguir al sol, igual que los girasoles.

Algunos autores situan su origen en Méjico, donde los Aztecas le atribuían propiedades espiritu-medicinales y que con el tiempo sus semillas fueron trasladadas a España.

Como planta medicinal empieza a mencionarse en el siglo XII y en 1552 en el “Libellus de Medicinalibus Indorum Herbi” encontramos la primera referencia escrita. Posteriormente en 1583 Rember Doaeus, uno de los botánicos mas destacados del Renacimiento en su “Stirpium historiae” dijo de ella : “Tiene unas flores agradables, de color amarillo brillante a anaranjado que se cierran a la caida del sol”.En Inglaterra el farmacéutico,físico y astrólogo Nicholas Culpeper (1660-1738) la recomendaba para fortalecer el corazón. A principios de 1753 Linneo la clasifica en el “Species plantorum” e hizo referencia a la periodicidad de apertura de sus flores. Durante el siglo XVIII y XIX fue una de las plantas mas estimadas para la curación de numerosas enfermedades y los boticarios debían de disponer de grandes cantidades para la elaboración de fórmulas.

Durante 1960 –1970 los estudios sobre la utilización de la Calendula se intensificaron notablemente utilizandola para el tratamiento de los trastornos de la piel, el dolor y también como bactericida, antiséptico y antiinflamatorio.

Usos de la Caléndula

Las virtudes medicinales y colorantes de la caléndula fueron conocidas desde la antigüedad, en especial por los árabes y los hindúes, siendo posteriormente cultivada por los griegos.

La utilización tanto de sus capítulos florales, frescos o secos, como en formas de tisanas, decocciones, ungüentos o cremas, han atribuido a la Caléndula un amplio espectro de propiedades curativas, gran parte de ellas demostradas científicamente a lo largo de la historia y otras más actuales forman parte de investigaciones más avanzadas.

La caléndula ha sido empleada en forma tópica durante muchos años, en caso de úlceras dérmicas, heridas infectadas, dermatitis de pañal, eczemas, varices, hemorroides acné e incluso periodontopatías y conjuntivitis.

En el campo de la cosmética la encontramos como activo de innumerables formulaciones debido a su efecto antiinflamatorio, su poder humectante y cicatrizante.

Botánica

Se trata de una planta aromática herbácea anual, perteneciente a la familia de las Asteráceas (Compuestas), caracterizada por presentar una altura cercana al medio metro (30-50 cm). La raíz es larga, cilíndrica, con vellosidades y de color amarillo pálido. Sus tallos son semi-erectos y ramificados. Sus hojas son oblongo-lanceoladas, pilosas por ambas caras, de 5 a 15 cm de largo y márgenes dentados. Las inflorescencias son gruesos capítulos (3-8 cm) rodeados por dos filas de brácteas vellosas. Las flores centrales tubulosas y hermafroditas son, generalmente, de un color amarillo anaranjado más intenso que el de las flores periféricas femeninas que poseen una lígula tridentada. Los capítulos florales hacen su aparición durante gran parte del año, siguen al sol de día y por la noche se cierran. A veces la planta es prolifera desde el involucro, y porta varias cabezuelas pedunculadas en un círculo.

El fruto es un aquenio espinoso y curvado. La parte utilizada es la flor.

Leer más

 SILIMARINA - Silybum Marianum

  • Acción hepatoprotectora, indicándose como tratamiento de apoyo para la hepatitis y cirrosis
  • Regenera las células del hígado
  • Facilita el funcionamiento del tracto intestinal reduciendo los trastornos gastrointestinales

Historia

El cardo mariano es una planta con flor de la familia de las asteráceas o compuestas. Se encuentra en toda la región mediterránea, sobre todo hacia el sur de Europa, la Península Ibérica, Canarias, Asia Menor y norte de África. Esta especie de cardo es una planta anual o bianual de gran tamaño que puede llegar a los dos metros de altura, tiene flores moradas y hojas de color verde pálido con venas blancas.

El cardo mariano se ha utilizado durante más de 2.000 años, principalmente como tratamiento para la disfunción hepática. El uso más antiguo reportado de esta planta data de la época de Dioscórides, quien recomendó la hierba como un tratamiento para las mordeduras de serpiente. Plinio el Viejo (23-79 dC), informó que el jugo de la planta mezclado con la miel estaba indicado “deshacerse de la bilis”.

En la Edad Media, el cardo mariano fue venerado como un antídoto para las toxinas del hígado. El herbolario británico Culpepper afirmó que era eficaz para aliviar las obstrucciones del hígado.

En 1898, los médicos Felter y Lloyd recomendaban el uso de esta planta para tratar la congestión del hígado, el bazo y los riñones.

Los nativos americanos utilizan la leche del cardo para tratar forúnculos y otras enfermedades de la piel.

Los médicos homeopáticos utilizan las preparaciones provenientes de semillas para tratar la ictericia, los cálculos biliares, la peritonitis, la bronquitis y las venas varicosas.

Usos del cardo mariano

La monografía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 2004 establece tres tipos de usos para el cardo mariano según la bibliografía aportada:

  1. Usos avalados por estudios clínicos: tratamiento de apoyo para la hepatitis aguda o crónica y cirrosis inducida por alcohol, drogas o toxinas.
  2. Usos descritos en farmacopeas y en bibliografía tradicional médica: tratamiento de las molestias dispépticas y los cálculos biliares.
  3. Usos descritos en la medicina tradicional (no apoyados por datos clínicos o experimentales): tratamiento de la amenorrea, estreñimiento, diabetes, fiebre de heno, hemorragias uterinas y venas varicosas.

Las propiedades más destacadas y con mayor documentación científica son:

ANTIHEPATÓXICO Y HEPATOPROTECTOR

El cardo mariano es la planta más estudiada para el tratamiento de las enfermedades hepáticas y la actividad antihepatotóxica del fruto del cardo mariano y de la silimarina es conocida desde hace muchos años.

Su efecto positivo sobre el hígado está basado en las acciones antioxidante, estabilizadora de la membrana, favorecedora de la síntesis proteica, antivirásica, antiinflamatoria, inmunomoduladora y anticolestásica de la silimarina y, su principal componente, la silibinina. Su eficacia clínica ha sido demostrada en distintos tipos de alteraciones hepáticas, principalmente en las producidas por alcohol y las causadas por virus.

La eficacia del cardo mariano para el tratamiento de hepatitis inducida por alcohol ha sido evaluada en múltiples ensayos clínicos en pacientes con cirrosis inducida por alcohol, en pacientes con diabetes y cirrosis inducida por alcohol, y en aquellos con enfermedades hepáticas crónicas donde el alcohol se ha visto involucrado.

ANTIDISPÉPSICO

Diversos estudios confirman la eficacia de la silimarina en pacientes con trastornos gastrointestinales: reduce los gases y alivia la sensación de tensión y flatulencia en el tubo digestivo.

OTRAS PROPIEDADES DEL CARDO MARIANO

La actividad antioxidante del cardo mariano que actúa reduciendo la producción de radicales libres y la peroxidación de lípidos probablemente explica parte de su acción hepatoprotectora. Este y otros mecanismos podrían estar también relacionados con el papel quimiopreventivo de la silimarina y la silibina en distintas líneas celulares cancerosas, así como su efecto estimulante sobre la secreción láctea, además de su actuación en otros ámbitos como la protección ósea, la neuroprotección, la aterogénesis etc. A este conjunto de datos, que apunta hacia nuevas posibles aplicaciones de los productos obtenidos a partir del cardo mariano, se une su amplio margen terapéutico y su baja toxicidad.

Botánica

El cardo mariano es una planta herbácea anual o bienal de la familia Asteraceae, originaria del Mediterráneo.

Presenta hojas ovaladas de hasta 30 cm, con bordes de lóbulos irregulares y espinas, color verde brillante con nervios blancos, y las basales están distribuidas a forma de roseta. Tiene una altura entre los 20 y 180 cm, flores de color rosa intenso o azul-violáceo que suelen aparecer el segundo año pudiendo alcanzar hasta los 8 cm de diámetro; brácteas externas en forma de pincho curvo con espinas laterales en una base dilatada, las medias/internas con espinitas próximas a un ápex también espinoso; las más internas prácticamente foliáceas y sin espina apical.

Su hábitat y lugar de origen es el sur de Europa, norte de África y Oriente Medio, aunque se cultiva en Hungría, Argentina, Venezuela Ecuador y China.

La planta se recolecta en primavera, mientras que sus frutos se pueden recoger en verano.

Leer más

 AGRIMONIA - Agrimonia eupatoria

  • Facilita el funcionamiento hepático y del tracto intestinal
  • Aporta un efecto cicatrizante gracias a su alto contenido de taninos
  • Acción depurativa y tonicodiurética, indicada en estomatitis y disquinesias

Historia

Desde la Antigüedad, la agrimonia ha sido utilizada para curar los trastornos hepáticos. El amarillo de sus flores era considerado por los botánicos astrológicos un signo inequívoco de que se trataba de una planta de Júpiter. En el cuerpo humano, Júpiter rige el hígado; por ello es lógico emplear esta planta en los trastornos hepáticos (ictericia). Se pensaba que Júpiter le proporcionaba al espíritu humano alegría auténtica, ganas de vivir, capacidad de discernimiento y buena memoria. Los médicos prescribían llevar o tomar esta hierba cuando una persona sufría desasosiego o pérdida de la memoria.

Usos de la Agrimonia

Felter e Lloyd (1898) los aborigenas canadienses la utilizaban en el tratamiento de la fiebre intermitente.

Scudder decía que ejercía una influencia ligeramente estimulante sobre todos los procesos vegetativos y contribuía a mejorar el apetito, la digestión y la absorción. Posee una acción específica sobre la mucosa, reduciendo el exceso de secreciones. Ha sido utilizada en casos de bronquítis crónica y asma húmeda, pero es particularmente útil en casos de catarros crónicos, problemas renales y de vesícula, tonificando este órgano. Puede ser utilizado como tónico diurético.

Fué la primera planta que descubrió Edward Bach cuando en 1930 se estableció en Cromer, pequeño pueblo de pescadores de la costa oriental de Gran Bretaña. Existen numerosos nombres para esta planta y cada provincia la llama de forma distinta. Esta multitud de nombres indica la gran popularidad de que goza entre la población rural esta simpática hierbecilla de flores amarillas. Sus posibilidades de empleo son tan variadas como sus nombres. Las campesinas preparan infusiones para los trastornos de bazo, hígado e intestino, echan sus flores al agua del baño para curar las heridas, la sarna o las tumoraciones y preparan gárgaras para tratar las inflamaciones de garganta. Los alemanes que viven en Pennsylvania utilizan la agrimonia, así como la hierba de san Juan, el ajenjo, la matricaria (Chrysantemum parthenium), la manzanilla y la menta, como remedios para provocar el sudor y eliminar las toxinas. Probablemente copiaron estos remedios de los pueblos americanos que también empleaban la planta para este fin.

Popularmente ha sido utilizada en la tos crónica con excesiva expectoración y como gargarismos en problemas de faringe

Botánica

Crece de preferencia en los campos yermos, suelos arcillosos, bordes de los caminos y debajo de setos. Cuando llega la primavera surge de la roseta de invierno un pedúnculo recto, cubierto de pelos y poco ramificado que durante el estío, julio y agosto, florecerá en forma de espiga alargada cubierta de arriba abajo por pequeñas flores amarillas que desprenden un agradable aroma. Las flores se parecen a pequeñas rosas silvestres amarillas, lo cual no es extraño ya que se trata de una rosácea. Las pequeñas rosas maduran para dar lugar a los frutos barbados que se diseminarán por el mundo agarrándose a la piel de los animales o a las telas de las personas que pasen por su lado.

Planta hebácea peremne de 60 a 80 cm, pequeño rizoma vertical, tallo erecto, tomentoso de color rojizo. Hojas de 10 cm, verdes en la parte superior y grisáceas en la inferior, pilosas, alternas pinnaticompuestas (divididas en 5,7,9 segmentos).Los foliolos son profundamente serrados de color verdoso . en la cara superior pubescente y de tono más claro en la parte inferior. Entre los mencionados segmentos se encuentran intercalados otros de tamaño sensiblemente menor. En la base de cada hoja existen estípulas grandes casi redondas dentadas y de color violáceo. Flores pequeñas en racimo (espiga larga y estrecha), poco aromática, pecíolo pequeño, cáliz con dos brácteas pequeñas. Cinco sépalos triangulares, cinco pétalos ovales. 12 estambres. Fruto pequeño, cónico con nervios y espinoso.

Las flores van naciendo sucesivamente a lo largo de la mitad superior del tallo, disponiéndose en forma de un racimo estrecho. Son amarillas y algo olorosas. El cáliz tiene forma de campana en cuya periferia existen gran número de pequeñas espinas ganchudas que crecen según va desarrollándose aquél durante la maduración del fruto. La floración se produce desde poco antes de la llegada de los meses cálidos.

Leer más

 ORTIGA BLANCA - Lamio

  • Favorece el buen mantenimiento del ritmo intestinal
  • Acción depurativa y expectorante de las vías respiratorias
  • Presenta propiedades depurativas del organismo eliminando toxinas

Historia

Lamium Album, el nombre deriva del griego “boca abierta” debido a la característica forma y al color de su corola. Los Lamios, según P. Font Quer son conocidos desde tiempos remotos. Tienen el mismo aspecto que las ortigas pero sin pelos urticantes. Podemos distinguir varios tipos de lamios que corresponden a la Galiopsis (Dioscorides) por tener las flores purpúreas que debe ser el Lamium maculatum. Durante los años de hambre en algunos paises Europeos, las hojas, herbidas y sazonadas, se han dedicado al consumo humano.

Usos de la Ortiga Blanca

Popularmente, se han achacado a la planta propiedades depurativas, hipoglucemiantes y antirreumáticas. Además, externamente se ha utilizado en inflamaciones vaginales, hemorroides, faringitis, estomatitis y quemaduras. Tambien usado en el tratamiento de las metrorragias, dismenorreas, como depurativo "rebajar la sangre". El Dr. Leclerc (1935) utiliza el cocimiento y alcoholaturos por su influencia renal sobre la circulación uterina siendo útil en casos de menorragias y leucorrea.

Johann Künzle (1945) lo utiliza externamente para mitigar el dolor de pies hinchados, gracias a la gran eficiacia de su mucílago. También es útil en casos de eczemas, ictiosis, escoceduras, abrasiones e irritaciones cutáneas, hiperhidrosis, vulvovaginitis, hemorroides, glositis, estomatitis, faringitis, parodontopatías, heridas y quemaduras.

Botánica

Es una planta perenne, herbácea de 30 a 60 cm de altura muy frecuente en Europa. Es parecida a la ortiga mayor, aunque sus flores se diferencian morfológicamente y afortunadamente no tiene sus propiedades urticantes. Presenta un tallo subterráneo (rizoma) del que crecen los tallos aéreos. Éstos son erectos, cuadrangulares, ranurados, huecos, con nudos y peludos pero sin pelos espinosos. En la base de la hoja crecen las flores,labiadas, normalmente blancas. Su corola es tubular y bilabiada y posee cinco pétalos. Las flores se aglomeran en las axilas de las hojas superiores. Las inflorescencias son falsos verticilos axilares de 6-16 flores de color blanco. La planta tiene un ligero aroma a miel.

Las hojas son opuestas en pares decusados, pecioladas, ovadas o cordadas, acuminadas, de margen serrado y color verde oscuro.

Su rizoma ramificado produce numerosos brotes que dan lugar a tallos florales. Los tallos son erectos, cuadrados y huecos, pelosos y a veces rojizos cerca de la base. Las hojas son pecioladas, vellosas, alargadas y acorazonadas, de color verdioscura y terminación en punta, profundamente dentadas y por pares opuestos. Hay una variedad muy parecida, pero de flores manchadas, Lamium maculatum.

Hábitat y lugar de origen: Matorrales, pastos, arcenes y cultivos de toda Europa templada. En España se encuentra en la Cordillera Cantábrica, los Pirineos y en general todas las zonas húmedas de Cataluña. La ortiga muerta florece con la primavera, prolongándose durante todo el verano; la mejor época para diferenciarla de la ortiga común es precisamente cuando la planta está florida. Para la recolección se recogen las sumidades floridas cuando se están abriendo las primeras flores, pues luego pierden rápidamente sus facultades. Popularmente, la recogida se hace en días secos y soleados, a media mañana, cuando el rocío ya se ha desvanecido. El proceso de secado, a su vez, se ha de realizar rápidamente, extendiendo las sumidades floridas en capas finas, a la sombra, o en secadero a 40º C. Una vez secas, su olor es meloso y su sabor amargo.

Es importante guardarlas al abrigo de la humedad.

Leer más